Sobre «El tío de España», Premio Novela Editorial MAGO 2011

El tío de España es la primera novela de Alfonso Cáceres Reneré. Contra todo lo que se pudiese pensar de una primera publicación, tras su lectura se evidencia un acucioso trabajo para hacer de esta una novela negra con todas sus letras. Y eso es, justamente, lo que logra el autor.

La historia comienza con el encuentro entre el profesor Korpf y el inspector Ochandiano en una fuente de soda. Este último requiere la ayuda del primero para una investigación y necesita convencerlo. A partir de este encuentro el lector se entera del caso que deberán resolver ambos y que, inevitablemente, intentaremos resolver nosotros también: Abel Azcoaga Sabadell, un solitario inmigrante español, es encontrado muerto en su casa. Ha sido envenenado.

Mientras el profesor acepta colaborar en la investigación, nosotros, los lectores, ya nos sentimos sin darnos cuenta, parte del relato. Presentimos que ciertos elementos que aparecen en la narración algo quieren decirnos: referencias a la Guerra Civil Española, la reproducción de un cuadro de Picasso en la casa de la víctima, una botella de vino en la cocina… Todos estos detalles nos instarán a continuar la lectura, para saber si nuestras conjeturas son acertadas o no.

En cuanto a la narración, las descripciones en El tío de España se entremezclan de forma armónica con los diálogos. Ambos elementos no se desarrollan de forma autónoma, sino que el autor aprovecha la relación entre uno y otro para añadir cuotas de humor dentro de la historia:

Quedó un momento en silencio. Se veía que en su interior estaba dividida entre el deber moral hacia la memoria del vecino de toda la vida, y las ganas de sacar a relucir algo sabroso y que podría  tener consecuencias para más de alguna persona.

Como casi siempre, ganó la tendencia congénita al chisme.

—…por supuesto que el Abelito tuvo sus cosas como todo hombre. Anduvo cuando más joven con varias chiquillas de por acá, como la hija del Ignacio, pero nunca pasó a mayores…

En el crepúsculo de Santiago Poniente, el inspector trató de ser lo más suave posible.

—¿Y ahora último?

—¿Es muy importante?

—Para nosotros sería un dato muy valioso. Nos podría llevar al causante del crimen…

La mujer pareció ceder, y con ello volvió el brillo a sus ojos. (40)

Así, las acotaciones completan la escena no sólo a un mero nivel descriptivo, sino que ambos elementos apuntan hacia un mismo objetivo, en el caso del ejemplo anterior: caracterizar el personaje de la típica vecina chismosa.

De esta forma, la presencia de personajes característicos eleva la complicidad con el lector, así como también la descripción de lugares de Santiago que nos serán familiares: fuentes de soda, el Instituto Pedagógico, Avenida Brasil, entre otros lugares del sector poniente de la capital, funcionan como el escenario perfecto para una historia situada en el pasado y que mira hacia el pasado también.

El tío de España es una novela que sin duda atrapará a quienes disfrutan del género detectivesco. A quienes conocieron el Santiago de los 70 tampoco los dejará indiferente, pues evocadoras descripciones de lugares y comidas típicas enmarcan una historia intrigante, de lectura ágil y con un final que, pese a lo sugerente del título, sorprende y deja con ganas de acompañar en una nueva investigación a los dos personajes que protagonizaron esta historia.

Agregar un comentario


  • Título:

  • Autor:

  • ISBN:

  • Precio:

    $

  • Stock:



MAGO Editores Merced Nº 22 Of. 403, Plaza Italia, Santiago, Chile | Tel/ Fax: (56-2) 26645523 – 26386605 | Correo electrónico: prensa@magoeditores.cl