Gabriela Mistral escogida por los poetas

No tenemos duda que se han publicado miles de libros que recogen la poesía de nuestra premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral, tampoco dudamos que vendrán otras miles de antologías que recopilen su obra. Por esto mismo, cuando reflexionamos sobre la posibilidad de publicar un nuevo libro recopilatorio, nos dimos cuenta que el interés debía estar en la forma de reunir sus poemas. Por consiguiente y alentado por Jaime Quezada, se nos vino la idea de invitar a algunos poetas amigos a que deslizaran cómo ellos han leído a la Mistral. Fue así que se les invitó a seleccionar tres a cuatro poemas que le hayan impactado o que sencillamente hayan producido algo especial al momento de la lectura. De allí que esta compilación se centra en la imagen que los lectores pudieran imaginar.

«Los poetas leyendo y escogiendo la poesía de la Mistral». Algo único, en cuanto esa lectura permite diseñar por primera vez una arquitectura de la poesía de Gabriela Mistral de sus diversos libros, construida por los propios poetas. Es una selección novedosa, donde la poesía se hace centro y endógena, para adquirir una vitalidad mayor puesto que su obra resalta a través de la lectura que han realizado grandes poetas chilenos, es el caso de Raúl Zurita, Óscar Hahn, Carmen Berenguer, Andrés Morales, Jaime Quezada, Teresa Calderón, Eugenia Brito, Soledad Fariña, Damaris Calderón, Horacio Eloy y Héctor Hernández Montecinos.

Además de los poemas escogidos, algunos poetas han fundamentado su selección, Óscar Hahn ha expresado: «Más allá de ilustrar una tendencia literaria o un estilo personal, lo que he buscado en la poesía de Gabriela Mistral son poemas en los cuales se revele, como una iluminación, el peso específico de la condición humana, a través del esplendor de un lenguaje vivo, poderoso, alucinado, capaz de apelar al lector de las más lejanas y diversas latitudes. Eso lo he encontrado en cuatro poemas de Gabriela Mistral: la sacralidad bautismal de la materia en “Beber”; la longevidad como anomalía del ciclo vital en “Vieja”; el grito de la mujer desgarrada en “Una palabra”; y la simbiosis de la naturaleza con los pueblos originarios en “Salto del Laja”. En suma, cuatro joyas para la diadema de la poesía universal».

Por su parte Damaris Calderón indicó: «Serían muchos los poemas de Gabriela Mistral los que podría nombrar como imprescindibles. Sin embargo, para mí, por entrañables, me quedo con “País de la ausencia”, “La extranjera”, “Agua”, “La flor del aire” y “La fuga”. Con ellos, a través de ellos, entré a un país llamado Mistral, más de una vez, en distintos momentos de mi vida, han sido la tierra, la letra, que me ha cobijado».

Jaime Quezada, pone el énfasis en cuanto a la intensidad de la obra de la premio Nobel y dice: «En estos cuatro o cinco poemas de mi selección, creo encontrar la siempre sorprendente y asombrosa esencialidad de la obra toda de Gabriela Mistral, y que bien representan, en tema y escritura, cada uno de sus libros tutelares: de Desolación (1922) a Ternura (1924), de Tala (1938) a Lagar (1954), y de su póstumo Poema de Chile (1967). Obra, sin duda, nada de extensa, pero sí intensa. Ella misma reconocía “mi pequeña obra es un poco chilena por la sobriedad y la rudeza”».

Por último Eugenia Brito, detalla en su selección: «“La otra”, porque habla exactamente de sus otredades, tal vez el lado menos resuelto de ella, el más angustioso, el más amargo. “La flor del aire”, poema dedicado a Consuelo Saleva, de gran fuerza estética, en donde ella habla de sus otredades, sus lados quizá más difíciles, más enigmáticos; quizá las aristas de ser más difíciles para la poeta. Me gusta mucho, por su ambigüedad y fuerza estética, su erotismo, que yo creo que es lésbico, con esas flores regaladas. “Poema del hijo”, en donde rechaza la maternidad y cierra su pacto con el hombre y con la idea del hijo».

Este libro pequeño en cuanto a cantidad de páginas, es enorme y está colmado de inmensidad en cuanto a su profundidad e intensidad. Podemos vernos y ver nuestra cultura chilena y latinoamericana, nuestras obsesiones, los miedos y el paisaje que hace mixtura con la armonía y el amor, y cruza irremediablemente con la muerte.

En definitiva, agradecemos a los once poetas que nos han colaborado en hacer posible este libro, con su aporte, ahora podremos ingresar con mayor complicidad y reflexión a la poesía de una de las poetas más grandes de habla hispana: Gabriela Mistral.

Max González Sáez
Director Literario
MAGO Editores

Agregar un comentario


MAGO Editores Merced Nº 22 Of. 403, Plaza Italia, Santiago, Chile | Tel/ Fax: (56-2) 26645523 – 26386605 | Correo electrónico: prensa@magoeditores.cl